SITIO OFICIAL DE LA IGLESIA DEL PUEBLO GUANCHE

TENEMIR UHANA MAGEK GRACIAS PODEROSA SOL
ENEHAMA BENIJIME HARBA POR SALIR UN DÍA MÁS
ENAGUAPA ACHA ABEZAN. PARA ALUMBRAR LA NOCHE.

miércoles, 7 de agosto de 2013

LA DIOSA MADRE EN LAS ISLAS CANARIAS-VI




(Libro inédito)


Eduardo Pedro García Rodríguez


CAPITULO-VI-I


ALGUNOS DE LOS NOMBRES Y ASPECTOS BAJO LOS QUE HA SIDO Y ES  VENERADA  LA DIOSA-MADRE POR LA HUMANIDAD.

A continuación, vamos a repasar una serie de nombres y atributos conocidos por diferentes culturas y en diferentes épocas y países de la Gran Diosa-Madre.

INANNA: Antigua Diosa sumeria, antecedente de la posterior Diosa semita Ishtar.

ISHTAR: Diosa de Acadia y Babilonia (semitas). Representa la sexualidad y la fertilidad. También es la Diosa de la guerra y de la curación y la que otorgaba a los antiguos reyes el derecho a reinar.

ASTARTÉ: Es la equivalente cananita de Ishtar. Diosa de la fecundidad y la vegetación. Aparece con distintos nombres y atribuciones en casi todos los pueblos de Oriente Medio. Es la Diosa de la Luna y del planeta Venus (el lucero de la mañana), era llamada por los profetas judíos “Reina de los Cielos” ( Meleket-has-Samaïm), y esposa del Sol, o el “Rey de los Cielos” (Baal-Samïm), es decir la verdadera soberana del mundo, la Diosa-Naturaleza.

ANAT: Es una Diosa guerrera, Diosa terrible de la lucha y de la sangre. Citada en la Biblia (Jeremías). Su culto se encontraba extendido por todo el Próximo Oriente.

ANAHITA: Diosa del Próximo Oriente, adorada por lidios, armenios y persas. Creadora del mundo. También asociada con el culto sexual.

ARINNA-ARINIDDU: Es la Diosa Hitita del Sol y protectora en las batallas. Es la esposa del dios Tiempo (metereológico)

BAU: Diosa arcaica sumeria. Tuvo dedicado uno de los más importantes templos de esta antigua civilización.

CIBELES: Diosa frigia (Oriente Próximo). Su culto se extendió por Grecia y Roma. En su honor se realizaban rituales de fertilidad y se practicaba la prostitución sagrada.

ERESHKIGAL: En la religión hitita, Diosa procedente del panteón sumero-acadio que fue la “Señora del Gran Lugar” (por ejemplo, la morada de la muerte) y en textos del III milenio esposa del dios Ninazu (en otras partes es su hija); en textos posteriores figura como esposas de Nergal.

HANNAHANA: Diosa de la agricultura.

HEBAT-HEPA-HEPATU: En las religiones del Asia Menor, es la consorte del dios del tiempo (metereológico) Teshub. Era llamada Diosa del Cielo y era asimilada por los hititas a su Diosa nacional, la Diosa del Sol Arinna. A Hebat se la representa como una matrona sobre un León o sentada en un trono. Sobrevivió en el periodo helenístico con el nombre de Hipta, como Diosa de Lidia y Caria.

KUBABA: Diosa de origen sirio. En los textos religiosos del imperio hitita (1.400-1.190 a.C.), ella desempeñó un papel menos importante por la aparición de las influencias hurritas. Tras la caída del imperio su culto se extendió hacia el Oeste y hacía el Norte, y llegó a ser la Diosa jefa de los sucesores de los reinos (los estados pre-hititas) desde Cilicia al Río

Halys. Se representa a Kubaba en una gran mecedora, de pié o sentada y sosteniendo un espejo. Su nombre fue adoptado por los frigios para su gran Diosa Cibeles.

LEWANIS: Diosa de la Tierra y del mundo inferior, que nació mediante sacrificios de ovejas para ayudar a eliminar las amenazas de los malos presagios.

SHAUSHKA: Diosa de origen acadio, es la sumeria Innana, en la religión hitita, es Diosa de la guerra y del amor sexual. Es una Diosa astral, asociada con el planeta Venus. En esta manifestación su símbolo es una estrella con 6, 8 o 16 rayos dentro de un círculo. Fue Diosa universal en el Oriente Próximo. Posteriormente fue reconocida como Reina del Universo. 

NINLIL: Diosa adorada por los acadios, los cuales la llamaban Belit, y la cual fue llamada por los sumerios Ninlil y llevada a los hititas

SIN: Diosa de la Luna en Ur.

PASAG: Diosa de Ur, protectora de los que viajan por el desierto.

INDUGUD: Diosa solar sumeria, representada con cabeza de león, cuerpo de águila y cola de pez.

SUSA: Su forma externa semeja el hacha bipnna con corona.

LUNA: Diosa Luna. Posiblemente una antecesora de la Gran Diosa histórica Anahita.

SITA: Diosa antecesora, de las Diosas: Anna-Purna-Deví- Gaurí-Kali-Maha etc.

MEOTIS/ MEÓTIDE: Gran Diosa Lunar.

BAG: Gran Diosa Solar.

SIRENA-PEZ.

TAR`ATHA/ATERGATIS.

MITRA: Gran Diosa Solar, con forma de Esfinge alada.

ANAHITA/ANAID/ISMEDA: Diosa de los Partos.

DIAM: Diosa Suprema y de los animales.

ZERVANA: Diosa hermafrodita.

NANAYA.

HALDI: Diosa Escita.

ARTIMPASA/HISTIÉ/UMAR/PÚGUD EMEI: Diosa Solar.

SHAUSHKA: “La que cabalga sobre el León”.

EVA: En hebreo es Hawwah, muy probablemente la forma hebrea de Hepat, Diosa suprema del panteón hitito-hurrita, esposa de Tesub, Dios de los cielos.

TIAMAT:

REINA DEL CIELO:

ATIR: Divinidad egipcia de la noche y las tinieblas. En algunas represtaciones aparecía con una lanza en una mano y un pájaro en la otra.

BASTET: Diosa egipcia de Bubastis, a menudo representada con cabeza de gato o de Leona. Era una Diosa del placer y la sensualidad y su culto incluía la prostitución sagrada. Representa la personificación de los rayos calientes del Sol y ejercía sus poderes benéficos.
También encarna los aspectos pacíficos de las Diosas peligrosas, como Tefnut o Sejmet. Como ojo de Atom, esta asociada a la luna y protege la gestación y los nacimientos.

HATOR: Diosa egipcia del deseo, la sexualidad y el placer. A menudo representada como una fértil y cósmica vaca. Su culto incluía la prostitución sagrada. Es junto con Isis la Diosa más venerada. Hathor es una Diosa Celeste. Es madre, esposa y compañera al mismo tiempo. E su representación de mujer vaca, ostenta el disco solar entre los cuernos. Era frecuente la representación de la columna hathórica, en cuyo capitel se muestra una cabeza humana frontal con la orejas de vaca, Es Diosa de la alegría, las fiestas, la embriaguez, la danza y el amor.


HEKA: Presentada inoportunamente por los especialistas como una encarnación de la magia, Heka personifica sobre todo la energía vital, el ka en acción.  Es la expresión de un saber particular de cada dios que le permite actuar en función de la omnisciencia intuitiva, el sia, que tiene de lo que existe. Como los humanos también poseen ésta energía vital que les permite existir, pueden recurrir al heka. Este heka les permite dialogar o incluso, pensamos, influir en el mundo divino, sumergido en la misma energía. Su utilización en un marco religioso y ritual generalmente diferente al de los templos, hace de él un equivalente aproximado de la magia. (Dimitri Meek, et al, 1996:327)

HEKET: Diosa rana paredra de Jnum. Insufla la vida a los seres que éste crea.

ISIS: Versión egipcia de la Diosa sumeria Ishtar. En Egipto es la esposa y hermana de Osiris y madre de Horus, personifica la fuerza fecundadora de la naturaleza. Viuda desconsolada lleva a cabo una larga búsqueda para encontrar los miembros dispersos de su marido y reconstruir su cuerpo. Esta operación permitirá la procreación póstuma de su heredero Horus. (mito de Semiramis) Al mismo tiempo que educa a su hijo asegura la protección de la tumba de Osiris y del cuerpo que en ella reposa. Es la Diosa que personifica el trono. Es madre de los dioses. Es la más popular de la representación de la Diosa-Madre. Es el símbolo de la semilla crecimiento y seguridad de la vida. Cuando Osiris se soladirizó, Isis pasó a ser madre y esposa del Sol. Como madre de las estrellas simbolizó el cielo de la noche. Por ello fue asimilada a la Diosa Hathor, representándose con forma humana y con el disco solar entre los cuernos sobre su cabeza. La presentación más habitual de Isis es como una mujer con un trono en la cabeza. El cual es el jeroglífico de su nombre. Es el modelo tomado por el catolicismo para representar a María como divinidad.

Según Plutarco: Isis es la diosa sabia y amiga de la Sabiduría; su nombre parece proceder de un verbo antiguo isemi: saber.
Tifón, su enemigo, deriva de otro verbo tufein: cegar. Está cegado por el humo de la ignorancia y del error, y no procura más que destrozar y empeñar la Palabra Sagrada, representada por Osiris. Pero la diosa Isis sabe reunirla, mantenerla en orden y transmitirla a los iniciados que se consagran al culto de su divinidad. El Ser primero y soberano vive y reside con ella.
Por otra parte, el nombre mismo del templo de la diosa indica que encierra el conocimiento de la ciencia del Ser que Es: se llama Iseión, es decir: la casa en la que se puede adquirir la ciencia del Ser; además, el jeroglífico egipcio que forma la palabra Isis sirve para escribir la palabra morada, residencia, sede. Plutarco dice que Isis vive y cohabita con el Ser primero. Isis es la sede y el receptáculo de la generación.



Diosa Isis es quien revela las cosas divinas.

Según este autor, parece ser que la diosa griega Atenea corresponde a la Isis egipcia. Tenía un templo en la ciudad egipcia de Sais; Era la esposa de Osiris y sobre su estatua (se llamaba también Nuit o Neit) se podía leer esta inscripción:«Soy todo lo que ha sido, todo lo que es y todo lo que será, y mi velo no ha sido nunca levantado por ningún mortal; el fruto que he engendrado ha sido el Sol».

Por otra parte, el nombre propio de Zeus en lengua egipcia es Amún, nombre que los egipcios han alterado pronunciándolo Ammón. Amún, según Manetón, quiere decir: cosa oculta, o acción de ocultar.
La raíz Amn parece significar también: ‘crear’. Los egipcios lo llamaban también Amún Ra, dios solar, este dios se confundió finalmente con Osiris y representa el fuego oculto difundido en la naturaleza 

             La luna o Isis era denominada la «Madre del Mundo» porque desprende en el aire los principios fundamentales que recibió del Sol. Isis es, pues, la naturaleza considerada como mujer y apta para recibir toda generación. Es en este sentido que Platón la llama «nodriza y la que contiene todo». La mayoría de autores la llaman «Diosa de los innumerables nombres», porque recibe toda clase de formas y apariencias. Apuleyo, en su obra llamada Las Metamorfosis o el Asno de Oro llama a Isis «Reina del Cielo» y cuando se manifiesta al protagonista llamado Lucius, le dice:
«Soy la naturaleza, la madre de las cosas, dueña de todos los elementos, origen y principio de los siglos, divinidad suprema, reina de los manes, o espíritus de los muertos, primera entre los habitantes del cielo, prototipo uniforme de los dioses y diosas. Soy yo, cuya voluntad gobierna las bóvedas luminosas del cielo, los soplos saludables del océano, el silencio lúgubre de los infiernos. Potestad única, soy, por el universo entero, adorada bajo diversas formas, con ceremonias diversas, bajo mil nombres diferentes. Los frigios, primeros nacidos sobre la tierra, me llaman Diosa de Pesimonte y madre de los dioses; los Atenienses me denominan Minerva Cecropiana, soy Venus de Pafos para los habitantes de Chipre; Diana Dictina en Creta, Proserpina en Sicilia donde se hablan tres idiomas; soy Ceres, la antigua divinidad, para los habitantes de Eleusis; Juno para unos, Bellona para otros; Hécate para estos, Ramnusia para aquellos. Pero en los que están iluminados primero por los divinos rayos del Sol naciente, los pueblos de Etiopía, de Aria y los Egipcios, poderosos por su saber antigüo, son los únicos que me honran con el culto que me es propio; sólo ellos me llaman por mi

verdadero nombre, a saber, La reina Isis». «La divinidad no puede ser múltiple, ella llena la eternidad de un ahora que no acaba nunca. La mejor manera de nombrar a Dios y saludarle, es el adoptar esta fórmula de algunos antiguos: Tú eres uno; pero es preciso añadir necesariamente: que lo que es, sea uno y que lo que es uno, sea. Los egipcios llamaban a la divinidad: El uno que es único y que no tiene segundo»
A propósito de la Ciencia sagrada, un Sabio escribió esta frase que nos parece resumir el pensamiento de nuestro filósofo griego: «Las cosas dicen la Palabra, pero la Palabra no está dicha por las cosas. Las palabras dicen la Cosa, pero la Cosa no está dicha por las palabras».
MA’AT: Diosa que personifica la rectitud y el equilibrio cósmico que el demiurgo necesita en el momento de la creación. A través de ella, el mundo creado se mantiene en su integridad. Los dioses se alimentan de ella y los hombres deben respetar lo que Ma’at encarna para permitir la vuelta regular de los fenómenos naturales que garantizan la vida.

Esta Diosa está representada como una mujer, de pie o sentada, en la cabeza porta una diadema con una gran pluma de avetruz. Es considerada hija de Re, el dios Sol, Maat viaja en la barca solar detrás de su padre, en el viaje que le lleva cada noche al mundo subterráneo. En la sociedad este respeto por el equilibrio implica la practica de la lealtad, verdad, justicia respeto a la leyes y los individuos, la conciencia del hecho de que el trato que impones a los demás puede volverse contra ti. Vigila los tribunales y también posee templos. Interviene en el juicio funerario: se coloca en el platillo derecho de la balanza y en el izquierdo el corazón del difunto. Si el fiel de la balanza se mantenía en equilibrio, el muerto queda exculpado, pues su corazón corresponde a Maat, es decir, su comportamiento en vida se armonizó con la justicia universal. De lo contrario es engullido por el temible monstruo llamado “La devoradora de Poniente”.

MUT: Diosa paredra de Amón en Tebas. Sus orígenes son tan oscuros como los de su esposo.  Su nombre significa la madre y se escribe con el signo del buitre. Parece haber heredado algunas de sus características de la Diosa buitre Nejebet. Señora de Isheru al sur de Karnak. Era considerada “La Madre” (significado de su nombre), de quien todo se origina. En su origen era como hemos dicho una Diosa  buitre. Su culto adquiere importancia a partir del Reino Nuevo, en la XVIII Dinastía. En Tebas desplazó a Amonet como esposa de Amón, formando parte de tríada tebana. No tenía hijos propios, pero adoptó a Montu y luego a Jonsu; gracias a éste último aparecía entre el Sol (Amón-Ra) y la Luna (Jonsu) como el tercer ojo que muestra la perfección cósmica favoreciendo la inundación del Nilo (Rosa Thode, 2002:1).


NEFTYS: Diosa hija de Gueb y Nut, hermana de Isis y esposa de Set. Después de la muerte de Osiris, asesinado por su propio esposo, se une a Isis en su desgracia y la ayuda en algunas de sus tareas, como la de localizar el cadáver de Osiris y recomponerlo. Era la amante de Osiris; de la relación de ellos nació Anubis. Neftis es la “Dama de la Casa”; sobre la cabeza lleva el símbolo de la casa-tumba que expresa su nombre. Se le atribuyen poderes mágicos. Habita en las tierras hostiles, como los desiertos, donde guía a los viajeros. Está asociada al culto funerario y forma parte del culto al Dios Min, Las venda que envuelven el cuerpo del difunto representa mechones de su cabello. Protege también al Sol naciente de la malvada serpiente Apofis.

              NEIT: Diosa de la ciudad de Sais, se la representa armada con un arco y unas flechas. Es una de las pocas figuras femeninas del panteón egipcio que es considerada demiurgo. En esta función se la describía como andrógina, siendo dos tercios de su persona masculino y un tercio femenino. Protege a Osiris, Re y al faraón con su arco; sus flechas adormecen a los malos espíritus. Posee representaciones según la ciudad de culto.


             NEJEBET: Diosa buitre de la ciudad de el-Kab. Es protectora de la realeza del Sur como Wadjet lo es de la realeza del Norte. Se la representa a menudo como un pájaro planeando por encima del rey. Se la consideraba también como una Diosa maternal protectora de los nacimientos.

NEJEB-KAU: Diosa serpiente primordial que asegura la coherencia del conjunto de las energías vitales (los ka) de la creación. Se supone que es inmortal y que reside en el Océano Primordial, el Nun.

NUT: Diosa del cielo representada como una mujer inclinada sobre la tierra y apoyándose en ella con las puntas de los dedos de las manos y de los pies. Se supone que se tragaba el Sol por la noche y le daba la vida por la mañana. Engendra cinco hijos con su hermano Geb: Osiris, Horus el Anciano, Set, Isis y Nefys, a quienes también se les conoce por el nombre de “Hijos del desorden” debido a las perturbaciones que con sus disputas introducen en la creación. Uno de los títulos de Nut es “la grande que da el nacimiento a los dioses”. El dios Atum  había creado el mundo a partir de sus fluidos internos. De esta forma surgieron los primeros dioses: Shu, el aire, y Rfnis, la humedad. Estos dioses procrearon a Gueb, la tierra, y Nut, el cielo. Nut forma parte del panteón egipcio como la Diosa creadora del universo fiscio y como la reguladora de los movimientos de los astros.    

NEBETHET o NEPHTIS: Diosa egipcia cuyo culto principal se efectuaba en la ciudad de Heliópolis, con los títulos de “Señora de la casa” y “la sin vagina”. El símbolo de esta Diosa es un cilindro que sostiene un cuenco. Hija de Geb y Nut. Hermana de Isis, Osiris, Haaroeris y Set, y en ocasiones madre de Anubis. Sus funciones principales eran: custodiar uno de los cuatro vasos cánopes. Esta asociada a su hermana Isis.

SEJMET o SACMI: Diosa leona que encarna al ojo llameante del Sol. Su función es aniquilar con su fuego a los enemigos del creador, es conocida como “La Poderosa”. Dispone de una escuadra de genios temibles. Durante los cinco últimos días del año, las fuerzas peligrosas que ella encarna se desencadena. Durante este periodo, los hombres intentan calmarla con una letanía para que su cólera devastadora no ponga en peligro el equilibrio del mundo. Es la Diosa de la guerra, causa espanto en este mundo y en el más allá, donde Set y la serpiente Apofis sucumbían ante ella. Esta Diosa atacó despiadadamente a los humanos, pero Ra quiso impedir que los aniquilara. Sejmet fue engañada al ofrecérsele 7.000 vasijas de cerveza mezclada con un tinte rojo. La Diosa, creyendo que era sangre, bebió y se embriagó y la raza humana logró sobrevivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario