SITIO OFICIAL DE LA IGLESIA DEL PUEBLO GUANCHE

TENEMIR UHANA MAGEK GRACIAS PODEROSA SOL
ENEHAMA BENIJIME HARBA POR SALIR UN DÍA MÁS
ENAGUAPA ACHA ABEZAN. PARA ALUMBRAR LA NOCHE.

lunes, 12 de octubre de 2015

LA DIOSA SOLAR SAULE








  Aunque en la mayoría de los mitos el sol suele considerarse una divinidad masculina, existen casos en que es femenina, como la diosa solar báltica, de lituanos y letones, Saule (pronunciado Sow-lay), cuyo nombre significa el sol mismo, es la reina de los cielos y la Tierra y matriarca del cosmos. O la diosa solar de los inuit de Groenlandia. En Japón existían grupos de aldeas controladas por chamanas consagradas a Amaterasu (la diosa solar), dentro de la práctica del sintoísmo popular, definido así con la finalidad de distinguirlo del sintoísmo estatal que sentó las bases del nacionalismo japonés.




La diosa solar báltica, de lituanos y letones, Saule (pronunciado Sow-lay), cuyo nombre significa el sol mismo, es la reina de los cielos y la Tierra y matriarca del cosmos

 La diosa solar Amaterasu es la diosa solar sintoísta, la más poderosa. En el siglo VII erigieron su santuario en Ise y cada veintiún años lo reconstruyen en el mismo emplazamiento y exactamente de la misma forma.  Sería un acto de recreación del tiempo mítico de acorde con la teoría del eterno retorno explicada por Mircea Eliade. La dinastía imperial japonesa afirma que procede de Amaterasu, la hija de Izanami e Izanagi (la pareja primordial) que la hicieron reina de los cielos. Pero durante una etapa de ataques destructivos protagonizados por su hermano Susano-Wo (Susanoo), tuvo que refugiarse en una cueva rocosa. Allí su hermano profanó con sus excrementos la morada de la diosa y atravesó la vagina de Amaterasu con el eje de un huso. La ausencia de la diosa oscureció el mundo y lo volvió fúnebre. Para que saliera de la cueva, ochocientos incontables dioses adornaron un árbol con joyas, cintas y espejos y lo dejaron en la entrada de la cueva, junto a un gran espejo de cobre fabricado por la diosa herrera. La diosa de la alegría –la chamana Uzume- interpretó una danza ritual con la intención de restaurar las energías fundamentales de la tierra. A medida que el baile se convertía en más frenético, la divinidad comenzó a desnudarse y a bromear. El jolgorio desató las carcajadas de los dioses y, al salir para ver a qué se debía tanta hilaridad, Amaterasu se vio reflejada en el espejo de la entrada. Deslumbrada por su propio brillo, la diosa retornó al mundo y desterró s Susano-Wo.




La diosa solar Amaterasu
 Hemos explicado que los antiguos consideraban  al sol y la luna como hermanos o cónyuges, pero opuestos y terriblemente belicosos entre sí, con una tensión interna tan intensa que les resultaba imposible compartir los cielos. De esta manera los mitos lunares narran conflictos entre la oscuridad y la luz, rivalidades fraternales y de competitividad femenina, que dramatizan conflictos universales que subyacen en el fondo de la conciencia de la humanidad. Dichos relatos suelen ser trágicos y violentamente dramáticos, como el que narra la  decapitación de Coyolxauhqui  (diosa  la luna azteca) que fue decapitada por su hermano el sol por oponerse al asesinato de su madre la Tierra.

Tomado Del blog La Veleta Verda. Meditarrani
Publicado por Gonçal vicens Borde

file:///C:/Documents%20and%20Settings/Edu/Escritorio/LA%20VELLETA%20VERDA.%20Mediterrani%20%20La%20Diosa%20Luna.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario